Blog

Cómo y por qué rediseñar un sitio web o una aplicación móvil

Contenidos

Cuando introducen una aplicación o un sitio web, los propietarios de empresas esperan que aumenten sus beneficios. Y normalmente lo hace. Pero eso puede cambiar en cualquier momento porque la competencia de la web y las aplicaciones móviles sale cada día al mercado. De este modo, su recurso se queda obsoleto y los clientes potenciales prefieren dirigirse a sus competidores. Así que no debes tratar el lanzamiento de la app o la web como el punto final de la evolución de tu negocio.

Al mismo tiempo, no debes embarcarte en el rediseño de una app sin razones de peso y sin una cuidadosa preparación, que incluya un análisis de la audiencia y del estado actual del producto. Este artículo le ayudará a averiguar si su aplicación o sitio web necesita un rediseño y, en caso afirmativo, cómo hacerlo de forma inteligente.

Razones para actualizar su sitio web o aplicación

Estas son algunas de las principales razones para actualizar tu producto. Dependiendo de tu sector y tipo de negocio, algunas de estas razones pueden parecer más importantes que otras. Sin embargo, es crucial tener cada una de ellas en mente al considerar un rediseño.

Parámetros medibles para los sitios web

1. Tasa de rebote

La tasa de rebote es el porcentaje de sesiones de una sola página en el número total de sesiones. ¿Una tasa de rebote alta es una mala señal? Depende de tus objetivos. Si el éxito de tu sitio web depende de que los usuarios vean más de una página, una tasa de rebote alta es problemática. Sin embargo, si tienes una web de una sola página o si tu contenido permite sesiones de una sola página, tener una tasa de rebote alta puede ser aceptable. Puedes saber más sobre cómo funciona la tasa de rebote y cómo analizarla en este artículo.

2. Velocidad de la página

Google tiene en cuenta este indicador a la hora de indexar y clasificar las páginas. En concreto, su algoritmo probablemente tiene en cuenta el tiempo hasta el primer byte de información. Además, una carga lenta de la página puede tener un impacto negativo en su indexación, ya que los motores de búsqueda pueden inspeccionar menos de sus páginas para el presupuesto de rastreo asignado. La velocidad de la página también afecta a la experiencia del usuario y, en consecuencia, a la tasa de conversión. Si la página tarda más de 3 segundos en cargarse, el 40% de los visitantes la cierran inmediatamente. Por lo tanto, los tiempos de carga más largos conducirán a tasas de rebote más altas y a un menor tiempo medio en la página. Para conocer la velocidad de carga de tu sitio web y el motivo, puedes utilizar GTmetrix.

3. Tiempo en la página

Otra métrica que puede indicar la necesidad de rediseñar tu página web es la cantidad de tiempo que los usuarios pasan en el sitio. Al analizar este indicador, recuerda que los números resultantes pueden ser engañosos: en algunas situaciones los usuarios pueden haber dejado el navegador abierto sin ver activamente su página.

4. Clientes potenciales y conversiones

Los leads son tus clientes potenciales, mientras que las conversiones son los leads que han completado una acción objetivo (por ejemplo, dejar su dirección de correo electrónico en el formulario de contacto, solicitar un presupuesto o suscribirse a su boletín). Si tus conversiones son muy bajas en comparación con tus clientes potenciales, es una señal de que los usuarios no encuentran lo que buscan en tu web. Hay dos razones principales para ello: el contenido antiguo y la mala navegación. En cualquier caso, es hora de rediseñar.

Parámetros medibles para las aplicaciones

1. Duración de la sesión

La duración de la sesión es la cantidad de tiempo que los usuarios pasan en la aplicación por sesión, desde que se abre la aplicación hasta que se cierra. Compara la duración media de la sesión con el tiempo necesario para completar la acción objetivo. Por ejemplo, si el proceso de compra tarda 5 minutos y la duración media de la sesión es de 4,5 minutos, deberías simplificar este proceso o animar a los usuarios a permanecer más tiempo en la aplicación.

2. Intervalo de sesión

El intervalo de sesión es el tiempo que transcurre entre la sesión actual del usuario y la anterior, lo que muestra la frecuencia con la que abren tu aplicación en un periodo determinado. Es un indicador básico de la retención de usuarios. El análisis de este indicador puede ayudarte a optimizar la UX de tu aplicación para animar al usuario a abrir la aplicación con regularidad. Si ves que la app para tablet tiene intervalos de sesión más largos que la app para smartphone, debes mejorar la versión para tablet añadiendo notificaciones push o in-app para fomentar una interacción más regular del usuario con la app.

3. Tiempo en la aplicación

El tiempo dentro de la aplicación muestra el tiempo que el usuario pasa en tu aplicación dentro de un periodo determinado (por ejemplo, han utilizado la aplicación durante 5 de las últimas 24 horas). Este es otro indicador de cuánto se usa tu aplicación y de cuán involucrados están tus usuarios. Junto con la duración y el intervalo de la sesión, proporciona una clara comprensión de los patrones de uso y del comportamiento del usuario a lo largo del tiempo. Un tiempo prolongado dentro de la aplicación es bueno siempre que los usuarios sigan el flujo de pantalla deseado y realicen las acciones previstas.

4. Flujo de pantallas

Esta métrica muestra el número de visitas y salidas de cada pantalla y el flujo entre pantallas, visualizando las acciones del usuario medio dentro de tu app. Al analizar el flujo de pantallas, puedes ver lo que los usuarios suelen hacer mientras están en una pantalla concreta y a dónde van después. Esto puede ayudarte a identificar las áreas problemáticas, como las pantallas de abandono y los problemas de conversión. Con esto en mente, puedes rediseñar tu producto para proporcionar embudos más claros o mejorar su estrategia de marketing para volver a atraer a ciertos usuarios.

Para hacer un seguimiento de todos los indicadores mencionados anteriormente en una plataforma unificada, puedes recurrir a la herramienta App Annie Connect. Puede ayudarte a realizar un seguimiento de las métricas de rendimiento de la aplicación en todas las etapas, desde la idea y la investigación hasta el lanzamiento, la comercialización e incluso el rediseño.

Otras razones para rediseñar

1. Estás cambiando a una nueva tecnología

Tanto si tu aplicación o web se construyó con tecnologías obsoletas como si resulta difícil acceder a él en un dispositivo concreto, es necesario actualizarlo. El objetivo de todo rediseño es mejorar el producto: más rápido, más sencillo, más potente y más seguro. Si actualizas tu tecnología con regularidad, siempre ofrecerás a tus usuarios la mejor experiencia de uso.

2. Tus competidores tienen aplicaciones/sitios web más nuevos

Las empresas que tienen sitios web o aplicaciones frescos y a la moda parecen preocuparse más por sus clientes, por lo que pueden empezar a «robar» el suyo. Los clientes suelen establecer un paralelismo entre el estado de una aplicación y la calidad de los servicios prestados.

3. Hacer pequeños cambios requiere mucho esfuerzo

Los sitios web y las aplicaciones modernas están diseñados para ser actualizados y editados fácilmente mediante plataformas flexibles. Si hacer pequeños cambios en tu producto es un reto (especialmente si requiere contactar con un tercero), es una señal de que necesitas refrescar las cosas.

4. Tu empresa va a cambiar de marca

Si quieres que tus clientes te consideren una marca profesional y seria, es de vital importancia que tu producto digital refleje con exactitud tu espíritu empresarial. Una fuerte identidad de marca puede hacer que incluso las pequeñas empresas se distingan de los grandes competidores.

5. Quieres seguir las tendencias de diseño específicas del sector

Dado que las tendencias de diseño cambian cada pocos años, una página web o una aplicación de hace 3 años parecerán anticuados en comparación con tus competidores. No es necesario que sigas todas las últimas tendencias, pero para decidir si merece la pena rediseñar tu producto deberías hacerte las siguientes preguntas:

¿Se beneficiará la identidad de tu marca de estos cambios?

Están tus competidores aprovechando estas tendencias?

6. Quieres mejorar la velocidad de carga

La falta de tiempo es un problema acuciante en la sociedad moderna. Nadie utilizará una aplicación que tarde demasiado en cargar. Esa es una de las razones de una alta tasa de rebote. Un factor que afecta a la velocidad de carga es la tecnología en la que se basa el producto. Las últimas tecnologías están orientadas a aumentar la velocidad de carga, disminuir la tasa de rebote y mejorar el posicionamiento de tu producto en los motores de búsqueda.

7. Quieres ofrecer una mayor seguridad de los datos

Hoy en día, la información personal y de pago de los usuarios se almacena en servidores digitales. En el sector de la seguridad digital, la tecnología del año pasado puede quedar obsoleta en un día. Si se sigue utilizando esa tecnología obsoleta, la información privada de los usuarios puede quedar expuesta e incluso ser robada. Por lo tanto, es importante comprobar periódicamente si su CMS (sistema de gestión de contenidos) o su sistema de seguridad a medida cumplen las normas de seguridad más recientes.

Artículos destacados

Artículo

From offline to online.

Comparte tus ideas con nosotros