Blog

Los monederos móviles crean una liquidez fragmentada

Contenidos

En China se utiliza el código de barras de la aplicación WeChat Pay para pagar todo allí, incluso cuando compras una taza de café al vendedor ambulante fuera de tu oficina. No eres capaz de recordar la última vez que tocaste un yuan físico.

Los monederos digitales y móviles no sólo son grandes en China e India, sino que están atrayendo a consumidores de todo el mundo. Según Payments Dive, unos 2.600 millones de personas tenían algún tipo de monedero digital o móvil en 2020, lo que supone un aumento significativo con respecto al año anterior, y esa cifra crecerá hasta los 4.500 millones en 2025.

Gran parte del aumento del uso fue impulsado por la pandemia. Jodie Kelley, directora general de la Asociación de Transacciones Electrónicas, declaró a la CNBC que la preocupación por la seguridad llevó a los consumidores a adoptar opciones de pago sin contacto. Predice que los monederos digitales y móviles seguirán siendo la fuente de pago preferida.

¿Cómo afecta esta tendencia a nuestra vida cotidiana, tanto a las marcas de comercio electrónico como a los consumidores? Como todas las tendencias emergentes que están modificando aspectos importantes de la economía, existen oportunidades interesantes para ofrecer más servicios, y retos que son el resultado directo de los niveles exponenciales de elección.

Oportunidades para las marcas de comercio electrónico

Todas las empresas del espacio del comercio electrónico deben pensar en una estrategia para el mercado de los pagos. Desde 2016 hemos visto una proliferación de carteras digitales y móviles, y su éxito ha llevado a una proliferación aún mayor de opciones. Si apoyas un tipo de monedero, digamos PayPal, ¿por qué no apoyar 10 o 100? 

La razón para admitir una plétora de opciones de pago es sencilla: los principales proveedores de monederos digitales y móviles cuentan con enormes bases de clientes, que oscilan entre los 50 y los 500 millones de usuarios activos (Venmo y Apple Pay, respectivamente). Muchos consumidores, entre los que nos incluimos, somos más propensos a realizar una compra si una web es compatible con la cartera digital que utilizamos. ¿Quién quiere tener que teclear los datos de la tarjeta de crédito y la dirección de envío? Los monederos digitales facilitan las compras impulsivas.

Hay otros beneficios además de las conversiones. Como vendedor, puedes pagar una tasa de intercambio inferior a la que pagarías con una red de tarjetas de crédito, y algunos servicios, como Square y Zelle, cobran al consumidor, no al vendedor, una tarifa nominal por realizar un pago digital. Y la guinda del pastel: Recibes tu dinero a los pocos días del pago, en lugar de esperar un cheque que se corta a final de mes. 

Con el tiempo, el coste del pago digital bajará, impulsado en gran medida por el aumento de la competencia en este ámbito y la adopción por parte de los consumidores. Hay más de 100 proveedores de monederos digitales y móviles, por lo que los consumidores tienen muchas opciones si un proveedor intenta subir demasiado sus tarifas. Y una vez que los consumidores dejen de usar cheques de papel y ACH para pagar facturas como el pago de su hipoteca y los pagos del seguro de vida, es probable que los costes de gestión disminuyan. 

El reto: Los consumidores tienen una liquidez cada vez más fragmentada

Uno de los retos que se derivan de la abundancia de opciones es la fragmentación. Los consumidores, especialmente los millennials, tienen múltiples carteras, lo que significa que tienen poca información sobre su gasto total y su bienestar financiero. Para estos millennials, no existe una visión de 360º de su patrimonio neto, ni de sus activos líquidos. La promesa de la revolución digital era un mayor acceso. Lo que obtuvimos en su lugar fue la difusión digital: ya no hay un almacén central de valor. Tu patrimonio neto está repartido entre decenas de cuentas.

Hasta cierto punto, todos los adultos tienen múltiples cuentas financieras: cuentas corrientes, ahorros, 401k, Roth IRA, cuentas de corretaje, tarjetas de crédito. Antes de la adopción a gran escala de los monederos digitales, las transacciones diarias se limitaban a nuestra cuenta corriente y a las tarjetas de crédito, y es más fácil entender lo que gastamos a lo largo del año para mantener nuestro estilo de vida. 

Una vez que el gasto se reparte entre las tarjetas de crédito, PayPal, Zelle, Venmo, Apple Pay y demás, como es el caso de las generaciones más jóvenes, es mucho más difícil tener una idea clara de lo que uno gasta para vivir, y gestionar la liquidez. 

Digamos que ponemos 500 euros en nuestra cuenta de Venmo y asumimos que será suficiente para pagar la factura de la luz del año. Si no es así, me encontraré con un duro despertar y tendré que encontrar el dinero en alguna otra cuenta para poder pagar. Además, la situación no es la ideal, ya que hasta que no tengamos ese duro despertar, no tendremos una idea clara de lo que pagamos por la electricidad cada mes. Si queremos empezar a ahorrar dinero para comprar una casa más grande o un coche nuevo, necesitaremos tener una idea concisa de cuáles son nuestros gastos actuales.

Otro reto: no siempre es fácil mover el dinero de una cuenta digital a otra. Podemos obtener dinero al instante de PayPal, siempre que estés dispuesto a pagar un recargo del 1%. En algunos casos, una vez que el dinero entra en una plataforma no se puede volver a retirar, como ocurre con Roblox, una plataforma que permite a los usuarios construir sus propios juegos. Nuestros hijos tienen mucho dinero en esa plataforma, que no podrán recuperar cuando se aburran de ella y se vayan. Hay que tener en cuenta las monedas digitales, como Ethereum, y hay un coste para realizar transacciones en el blockchain, lo que significa que es prohibitivo consolidar estos activos en una sola cartera, ya que se incurre en un cargo por hacerlo.

El mismo reto se aplica a los ahorros y a la acumulación de riqueza. Conocemos a muchas personas que se sorprendieron realmente de la cantidad de dinero que habían acumulado sin darse cuenta. Pasaron años poniendo pequeñas cantidades de dinero -unos 1.000 euros en una cuenta corriente por aquí, unos 100 euros en una cuenta de ahorro de una cooperativa de crédito por allá- y nunca se molestaron en sumarlo todo porque era un poco molesto. 

Entendemos por qué. En realidad, es bastante difícil sumar todas las cuentas de uno para tener una idea clara de la liquidez que se tiene. Venmo paga algunos intereses a los consumidores que mantienen dinero en su cuenta y para atraer a nuevos clientes. De repente, Venmo es algo más que una forma de pagar a tu hermano los 100 euros que le debes, es también un vehículo de ahorro que hay que seguir y sumar a la ecuación.

Las altas esferas tienen muchas herramientas de gestión del patrimonio que les ayudan a seguir su valor neto y a gestionar la liquidez, pero no el consumidor de a pie. Sin embargo, creemos que esta situación cambiará rápidamente a medida que las empresas de tecnología financiera se den cuenta de que existe la necesidad y la oportunidad de proporcionar herramientas de agregación financiera para el consumidor habitual. En algún momento, los consumidores tendrán la posibilidad de ver el total de sus activos desde una sola pantalla, mover el dinero con el toque de un dedo y publicar en las redes sociales lo mucho que la aplicación ha agilizado sus vidas o les ha pagado en intereses, de forma similar a como Venmo permite a los usuarios publicar cómo han utilizado la aplicación para pagar un trozo de pizza.

El resultado: cuanto más fragmentada esté nuestra vida financiera, más necesitaremos adquirir herramientas de agregación que nos permitan gestionar nuestras finanzas, tanto a corto como a largo plazo.

Artículos destacados

Artículo

From offline to online.

Comparte tus ideas con nosotros