Blog

10 elementos para desarrollar una aplicación móvil – Parte 1

Contenidos

Fíjate en estas sorprendentes estadísticas:

  • En 2021 había más de 4,8 millones de aplicaciones en ambas tiendas.
  • Un usuario medio tiene 80 aplicaciones en el teléfono, pero sólo utiliza 9 al día.
  • Sólo el 29% de las aplicaciones del teléfono duran más de 90 días.

¿Qué significan estos datos? Demuestran claramente que sólo unas pocas en el saturado mercado de las aplicaciones son capaces de enganchar a los usuarios. Estas son las aplicaciones que gustan a los usuarios, que recomiendan a otros e incluso en las que gastan dinero. Estas son las aplicaciones que consideramos de éxito. Y en este artículo, hemos explicado 10 elementos clave necesarios para crear este tipo de aplicaciones. 

¿Qué hace que una aplicación sea buena? 

Los elementos comunes que hacen que una aplicación sea buena son los siguientes.

1. La investigación es un aspecto crucial para el éxito de cualquier aplicación

Proporciona información para crear una aplicación basada en datos reales y no en suposiciones. Y esto es esencial para el éxito de la aplicación. 

Según CB Insights, el 35% de las nuevas empresas fracasan porque el mercado no necesitaba tu producto. Una buena investigación puede salvarte de esta situación al ayudarte a comprender quién utilizará tu aplicación (la audiencia) y qué problema resolverá (la necesidad del mercado). Además, las decisiones para las fases posteriores de diseño, desarrollo y marketing dependen en gran medida de la investigación. 

Como parte de la investigación, debes evaluar a tus competidores, utilizar análisis para obtener métricas y tendencias vitales, recopilar datos demográficos de los usuarios y realizar encuestas para obtener datos cualitativos y cuantitativos. En caso de que tu idea de aplicación sea única y no dispongas de suficientes datos de mercado, puedes ir un paso más allá creando un producto mínimo viable para recopilar los datos. Hay muchos ejemplos de productos mínimos viables que pueden ayudarte a probar tu hipótesis y recopilar datos sin necesidad de construir una app.  

2. Un diseño impecable 

El diseño puede hacer o deshacer tu aplicación. Al fin y al cabo, es la forma en que tu aplicación se ve, se siente y funciona. Si lo haces bien, conseguirás un mayor compromiso, retención y reputación de marca. Por eso recomendamos invertir mucho tiempo durante la fase de diseño, sobre todo en UX. Estos son algunos de los consejos rápidos que deberías tener en cuenta. 

Crea una gran experiencia inicial 

Atrae a los usuarios desde el principio con un onboarding agradable que les ayude a entender cómo utilizar la aplicación y el valor que aporta. Además, evita cualquier fricción que pueda hacer rebotar a los usuarios, como inicios de sesión innecesarios. A veces, un tiempo de carga lento puede afectar a la experiencia inicial; para ello, puedes utilizar estratégicamente preloaders.

Humaniza los diseños 

Las aplicaciones de éxito hacen que los usuarios sientan que no están interactuando con el software, sino con un ser humano. Puedes humanizar tus diseños mediante la personalización, ilustraciones y elementos visuales expresivos, animaciones funcionales, microinteracciones y copias de UX significativas. 

Minimiza la carga cognitiva

Si tus diseños requieren más carga cognitiva, es más probable que los usuarios tengan una mala experiencia y abandonen la aplicación. Así que trata de minimizar la carga manteniendo el diseño simple, pantallas familiares, navegación fácil, diseño consistente y fragmentando las tareas.

3. Rendimiento y estabilidad

Los usuarios esperan un funcionamiento rápido, fluido y ágil al utilizar la aplicación. Los retrasos en el tiempo de carga, los lags y los cuelgues pueden arruinar su experiencia. Y no les importará abandonar la aplicación o incluso desinstalarla. De hecho, un estudio de Google indica que el 70% de los usuarios de smartphones cambiarán de aplicación si es demasiado lenta. E incluso un pequeño retraso de 1 a 3 segundos aumenta la probabilidad de rebote en un 32%. Así que la conclusión es que tu aplicación debe mantener un alto rendimiento. 

Para ello, necesitas un desarrollo de calidad y seguir las mejores prácticas. Estas son algunas de las cosas a tener en cuenta. 

  • Seguir las mejores prácticas de programación.
  • Optimizar, redimensionar y almacenar en caché las imágenes.
  • Trabajar para mejorar el tiempo de inicio de la aplicación.
  • Minimizar el consumo de memoria.
  • Optimizar la aplicación para varios dispositivos (especialmente los de gama baja).
  • Utilizar la precarga de datos cuando sea adecuado.

4. Tecnología de desarrollo adecuada 

Sabemos que la tecnología es un factor clave en el desarrollo de una aplicación. Sabemos que la tecnología que elegimos influye en las características, funcionalidades y, en general, en el funcionamiento de la aplicación. Pero hay más: el coste de desarrollo y el tiempo de comercialización. La tecnología adecuada te ayudará a cumplir tus objetivos, ya sea ofrecer una experiencia nativa, desarrollar un MVP rápido para recabar opiniones o lanzar aplicaciones para distintas plataformas con una única base de código. En función de tus necesidades y objetivos, puedes optar por utilizar tecnologías nativas o multiplataforma. 

Desarrollo nativo 

Las tecnologías nativas específicas de la plataforma, como Kotlin (Android) y Swift (iOS), ofrecen las mejores funcionalidades, características, UX y rendimiento. Hay una gran personalización, acceso completo a los recursos del dispositivo, y el potencial de lo que se puede hacer es bastante ilimitado. Sin embargo, conlleva altos costes de desarrollo, tiempo de comercialización y requiere equipos independientes para cada plataforma. 

Desarrollo multiplataforma 

Las tecnologías multiplataforma son una alternativa rentable a las nativas. Aunque tienen algunas limitaciones, son capaces de proporcionar funcionalidades, experiencia y rendimiento similares a los nativos en gran medida. De hecho, en muchos casos, sus ventajas, como la rentabilidad, un desarrollo más rápido y una única base de código, pesan más que sus limitaciones. Si eres una startup, con un presupuesto limitado, esta podría ser la opción adecuada para ti. Además, tecnologías como React Native y Flutter están reduciendo la brecha entre lo que pueden hacer las apps nativas y las multiplataforma.

5. Pruebas rigurosas

Los crashes son una de las principales razones de las críticas negativas y las desinstalaciones. Según un informe, el 96% de los usuarios escribiría una mala crítica, mientras que el 44% eliminaría inmediatamente la aplicación por ello. Es una cifra significativamente grande. Cualquier aplicación que quiera tener éxito no puede permitirse tales daños. Por eso es esencial eliminar cualquier aplicación defectuosa con pruebas rigurosas antes de que salga al mercado.

Tu aplicación tiene que rendir bien en varios estándares. Esto incluye diferentes parámetros funcionales y no funcionales como usabilidad, rendimiento, estabilidad, seguridad, etc. Y tienes que mantenerla en una gran variedad de dispositivos, resoluciones de pantalla y escenarios de uso. 

Aunque se haga todo lo posible durante el diseño y el desarrollo, es inevitable que se produzcan errores. O, al menos, siempre hay margen de mejora. Y es a través de las pruebas como puedes perfeccionar tu aplicación. 

Es mejor plantearse las pruebas desde el principio y con frecuencia en cada fase del desarrollo. Así, cuando la aplicación final esté lista, ya habrá pasado por múltiples pruebas. Además, debido al gran número de dispositivos móviles, asegúrate de probar la aplicación en diferentes configuraciones: dispositivos, tamaño de pantalla y red.

Artículos destacados

Artículo

From offline to online.

Comparte tus ideas con nosotros