Blog

Apple Music y Spotify

Contenidos

Las marcas que dominan a su competencia rara vez van sobre seguro. Reconocen que el branding va mucho más allá de un logotipo atractivo o un diseño visual atractivo. Abarca el significado más profundo de la marca, la estrategia general de la empresa y el reflejo coherente de estos valores en las pantallas digitales, los activos físicos y las experiencias interactivas. Crear una buena marca no es fácil. La rivalidad entre Apple Music y Spotify es un ejemplo de ello, ya que ambos servicios de streaming introducen constantemente nuevas funciones para mejorar la experiencia de los usuarios y atraerlos a cambiar de plataforma.

Spotify 

El ascenso de Spotify hasta convertirse en la principal plataforma de música en streaming, con más de 500 millones de usuarios activos y 210 millones de suscriptores premium, es un testimonio de sus innovadoras estrategias de marketing. 

Imagen de un ordenador con Spotify de fondo.

La adopción de un modelo freemium permitió a Spotify amasar rápidamente una amplia base de usuarios, mientras que su experiencia de usuario sin fisuras facilitó a los oyentes encontrar y disfrutar de su música favorita. 

Además, ha creado una sólida comunidad en torno a su servicio, fomentando el compromiso y la fidelidad de los usuarios. Las fuertes inversiones en marketing y promociones también han consolidado su identidad de marca.

Apple Music 

Apple Music, lanzado en 2015 por Apple, es un servicio de streaming ampliamente aclamado que ofrece una amplia gama de contenidos de música, audio y vídeo. 

Imagen del logo de Apple Music

Cuenta con streaming a la carta, listas de reproducción seleccionadas y un servicio de radio por Internet, todo ello diseñado para ofrecer una experiencia de usuario excepcional. 

Siguiendo los pasos de Spotify, ha creado con éxito una plataforma que satisface las necesidades de los entusiastas de la música de todo el mundo.

Personalización 

La estrategia de marketing de Spotify destaca por la personalización y el diseño centrado en el usuario, lo que facilita que los usuarios descubran y disfruten de la música. La interfaz altamente personalizada de la plataforma crea una experiencia a medida para cada usuario, lo que contribuye a una base de clientes amplia y leal. 

Spotify adapta las listas de reproducción en función de los hábitos de escucha individuales, garantizando que la experiencia de cada usuario sea única. Más allá de las listas de reproducción, invierte en gramática visual y diseño narrativo, haciendo que la plataforma sea funcionalmente eficaz y emocionalmente atractiva. Este enfoque no sólo cumple con los estándares de la marca, sino que también fomenta un espacio en el que los usuarios sienten que su identidad musical se nutre y se celebra. 

Imagen de Spotify en un iPad

Al dar prioridad a la personalización, Spotify se desmarca de la competencia y convierte a los usuarios en defensores de la marca, demostrando el poder de convertir a los clientes en los héroes de sus propias historias.

‍Los suscriptores de Apple Music pueden utilizar la pantalla de inicio de la aplicación Música para descubrir y reproducir sus álbumes favoritos, listas de reproducción, entrevistas y mezclas personalizadas según sus preferencias. 

Los usuarios pueden personalizar las recomendaciones marcando géneros o artistas como favoritos y puntuando las canciones de 1 a 5 estrellas. Además, los suscriptores pueden decirle lo que les gusta marcando como favoritos o haciendo clic en sugerir menos en listas de reproducción, artistas, álbumes y canciones. 

Imagen de Apple Music en un iPhone

Cada año, Apple Music crea una tabla personal de Replay, clasificando las canciones que más has reproducido, accesible pulsando Inicio, deslizando hacia arriba hasta Replay: Tus mejores canciones por año y seleccionando un año.

Precios 

El éxito comercial de Spotify puede atribuirse en gran medida a su innovador modelo freemium y a su estratégica estructura de precios. Al ofrecer un nivel gratuito con publicidad, reduce la barrera de entrada, atrayendo a una amplia base de usuarios sin necesidad de un compromiso financiero inicial. Este modelo ha atraído a millones de usuarios, que más tarde pueden suscribirse a planes premium para disfrutar de una experiencia sin anuncios, escuchar música sin conexión y otras funciones mejoradas. 

Los planes premium están diseñados para satisfacer distintas necesidades, como opciones individuales, familiares y para estudiantes, lo que hace que la plataforma sea accesible y atractiva para un público diverso. 

A pesar de algunas críticas sobre el carácter intrusivo de los anuncios y las dudas sobre la sostenibilidad a largo plazo del modelo freemium, el enfoque de Spotify ha sido fundamental para su éxito. La empresa garantiza un servicio de alta calidad en todos los niveles, lo que fomenta la satisfacción del usuario y la fidelidad a la marca, consolidando su posición como líder en el sector de la música en streaming.

Aunque Apple Music no ofrece una versión gratuita de su servicio, sus precios son bastante similares a los de Spotify. Ambas plataformas cobran 10,99 euros al mes por una cuenta individual, y sus planes familiares tienen un precio de 16,99 euros al mes. Aunque carece de un plan dúo, a diferencia de la opción de 14,99 euros de Spotify, ofrece ventajas adicionales a través de sus suscripciones. Los usuarios de Apple Music también pueden acceder a Apple TV+, Fitness+ y News+, lo que supone un valor añadido a pesar de la ausencia de un nivel gratuito.

Redes sociales

La estrategia de marketing de Spotify es una clase magistral de captación de audiencias, que aprovecha la autenticidad, la creación de tendencias, la publicidad nativa y la construcción de comunidades para lograr una resonancia global. 

En lugar de limitarse a difundir anuncios, se centra en crear conexiones genuinas a través del apoyo de personas influyentes, garantizando que los mensajes sean auténticos y dignos de confianza. 

Al marcar tendencias con hashtags como #thatsongwhen y #SpotifyWrapped, las campañas de Spotify se convierten en fenómenos culturales que animan a los usuarios a compartir historias personales, fomentando un sentido de comunidad y haciendo que las campañas sean irresistiblemente compartibles. 

La publicidad nativa, como las listas de reproducción y los podcasts patrocinados, se integra perfectamente en la experiencia del usuario, añadiendo valor y fomentando el compromiso. 

Las plataformas de redes sociales como Snapchat e Instagram han sido fundamentales para conectar con un público joven y amante de la música, creando una base de fans fiel y creciente. A medida que evolucionan las redes sociales, Spotify se mantiene a la vanguardia de la innovación en marketing, mejorando continuamente sus estrategias para mantener su fuerte presencia mundial.

Apple Music adopta un enfoque racionalizado de las redes sociales, centrándose en plataformas como Instagram y TikTok. Sus contenidos incluyen principalmente entrevistas con artistas que lanzan nuevas canciones e imágenes entre bastidores de vídeos musicales. Mediante el uso eficaz de hashtags como #NewMusicDaily, Apple Music interactúa con los usuarios y fomenta la interacción en torno a los últimos lanzamientos musicales.

La rivalidad entre Apple Music y Spotify muestra cómo las marcas pueden alcanzar el éxito a través de un branding innovador y estratégico. Mientras que Spotify ha dominado el mercado con su modelo freemium, una experiencia de usuario muy personalizada y atractivas estrategias en las redes sociales, Apple Music se ha labrado su propio nicho centrándose en la calidad, los contenidos exclusivos y una presencia directa en las redes sociales. 

Imagen de un iPhone reproduciendo Spotify

Ambas plataformas ejemplifican que una buena imagen de marca va más allá de lo meramente visual: se trata de crear conexiones significativas con los usuarios y aportar valor de forma constante. Ya sea a través de las campañas que marcan tendencia de Spotify y sus diversos planes de precios o de los contenidos seleccionados y los servicios integrados de Apple Music, estos gigantes del streaming siguen estableciendo nuevos estándares en el sector, demostrando que una estrategia de marketing bien ejecutada es clave para mantener una ventaja competitiva.

Artículos destacados

From offline to online.

Comparte tus ideas con nosotros