Blog

La Guía Ejecutiva para construir MVP: Parte 1

Contenidos

Cuando vas a nadar, ¿eres de los que prueban la temperatura del agua o te metes de lleno?

Si realmente quieres ir a nadar, no te importa si el agua está demasiado fría. Lo harás de todas formas. Pero si no te gusta el agua helada, puedes sumergir un dedo del pie antes de decidir si es adecuado para ti.

Mucha gente encaja en estas dos categorías cuando se trata de nuevos negocios. Algunos tienen una idea y se zambullen directamente, sin escatimar en gastos para ver su idea hasta el final, incluso si necesitan pivotar unas cuantas veces en el camino. Otros toman su idea y la presentan a los clientes potenciales primero, y luego deciden si vale la pena invertir más tiempo y recursos.

Muchos de los empresarios más ricos del mundo encajan en ambas categorías, pero es fácil ver que hay menos riesgo en probar una idea para calibrar la demanda antes de que se haga todo. Por eso a muchos líderes empresariales les gusta empezar con un producto mínimo viable (MVP). No sólo se reducen los costes, sino que se obtienen resultados mucho más rápido.

¿Por qué MVP es la mejor estrategia para el desarrollo de aplicaciones?

El desarrollo de una aplicación requiere un plan claro de cómo funcionará, qué características incluirá, cómo se verá la interfaz de usuario y qué experiencia general de usuario se necesita lograr. También es evidente que hay mucho código que debe ser escrito y probado para asegurar que no haya ningún problema. Y si tu aplicación necesita conectarse a otros servicios o sistemas heredados, el proceso de desarrollo puede volverse complejo muy rápidamente.

Como puedes ver, el desarrollo profesional de una aplicación requiere de la experiencia de personas con numerosos antecedentes, tales como investigación de mercado, estrategia, diseño de UX/UI y un grupo dedicado de programadores. Esto significa que una aplicación con todas las funciones puede tardar varios meses en ser construida antes de que el primer cliente potencial la vea.

Sin embargo, el uso de una estrategia de desarrollo de aplicaciones MVP puede reducir el tiempo y los costes relacionados con el desarrollo en un 50-60%.

Entonces, ¿cuál es la trampa?

Sólo vas a lanzar una aplicación que sirva para un propósito: satisfacer la necesidad primaria que estás abordando para tu público objetivo.

Las investigaciones han demostrado que alrededor del 60% de las características de la mayoría de las aplicaciones no son utilizadas por los clientes. Esto significa que no hay necesidad de perder tiempo con todos las mejoras y «buenas cosas» de tu aplicación cuando estás haciendo la versión 1.0. Empieza con algo pequeño, constrúyelo rápido y mira si va a ser un éxito. Si lo es, entonces puedes hacer que los desarrolladores de tu aplicación añadan todos los extras de manera constante. A tus clientes también les gustará ver actualizaciones regulares de las funciones, porque demuestra que estás dedicado a mejorar una aplicación que ya les encanta usar.

Cuando usas la estrategia MVP, no tienes que preocuparte de que tu aplicación sea fea o defectuosa. El mismo cuidado y atención al diseño que se pondría en una aplicación con todas las funciones se pone en un MVP. La única diferencia es que el equipo de desarrollo es capaz de centrarse sólo en las partes que realmente importan. Habrá una clara hoja de ruta sobre cómo añadir más características, así que todo el trabajo de base estará ahí para que la aplicación se amplíe sin necesidad de reconstruirla. Las aplicaciones MVP se construyen a escala de manera que se ajusten a la demanda.

¿Cómo funciona el desarrollo del MVP?

Todo comienza con una idea. Está bien traer todas las características e integraciones que te gustaría tener con otras aplicaciones a la primera reunión con tus desarrolladores. Sólo ten en cuenta que trabajarás con ellos para identificar los componentes principales de la aplicación, así que muchas de tus ideas de características no se incluirán en la primera iteración.

Tu equipo de investigación encontrará entonces competidores para ver cómo están resolviendo problemas similares, al tiempo que buscarán áreas en las que no están satisfaciendo las necesidades de los clientes. Además, pueden sugerir algunos experimentos rápidos para probar la demanda de la audiencia, como hacer una landing page básica para pre-pedidos o para recoger las direcciones de correo electrónico de las personas que quieren ser notificadas cuando la aplicación sea lanzada. Este paso puede darte una idea temprana de lo que necesitan tus clientes y de cómo esperan que funcione el producto final. También crea una base de usuarios incorporada para cuando lances tu aplicación, que te ayudará a comercializar y a determinar el siguiente conjunto de características que debes añadir.

Una vez determinado el alcance del proyecto, los equipos de desarrollo esbozarán el aspecto general y la experiencia del usuario antes de desarrollar el código. Y como no todas las posibles características estarán en la aplicación, esta parte del proceso se moverá rápidamente, específicamente para corregir errores de codificación. Cuando todas las características están en una aplicación, a veces puede ser difícil encontrar la fuente de los problemas. También es común que una solución que corrige un problema cree otro. Empezar con una estrategia de desarrollo de aplicaciones MVP simplifica el proceso y te permitirá lanzar una aplicación que funcione perfectamente el primer día.

Artículos destacados

Artículo

Artículo

From offline to online.

Comparte tus ideas con nosotros