Blog

NFTs y Criptoarte: Coste medioambiental

Contenidos

En este momento, la moda de Internet más importante son las ilustraciones digitales de cosas como gatos arco iris voladores y la cabeza de Homer Simpson en un billete de un dólar. Y se están vendiendo por millones en efectivo, aunque el proceso sea malo para el medio ambiente. 

¿Qué diablos está pasando?

Estos gráficos se conocen como criptoarte, a veces denominados tokens no fungibles, o NFT. Se trata de un tipo especial de criptoactivo en el que cada ficha es completamente distinta de las demás. Esto se opone a los activos «fungibles» como el Bitcoin y la moneda física (un billete de dólar no vale más que cualquier otro billete de dólar, por ejemplo).

Como cada NFT es único, puede utilizarse para autentificar la propiedad de activos digitales como obras de arte, grabaciones, bienes inmuebles virtuales o mascotas. Esto ocurre cuando el comprador adquiere un token verificado que proporciona una prueba digital de que el arte es suyo, algo así como la firma de un artista. La idea es ofrecer una apariencia del nivel de autenticidad que se otorga naturalmente al arte físico. Una copia perfecta de un cuadro abstracto de Mondrian pintado en la puerta de tu garaje no es lo mismo que uno creado por el artista. ¿Por qué no podría ocurrir lo mismo con un archivo .CAS? Una ventaja del modelo NFT es que la propiedad puede extenderse a la reventa de esa ficha, lo que permite a los artistas seguir recibiendo una parte.

Aunque estos activos parecen totalmente efímeros, atraen una cantidad insana de energía de lugares que pueden no ser demasiado ecológicos. Por ello, las empresas que se adentran en este sector deben tener en cuenta la sostenibilidad y hasta qué punto quieren ser ecológicas. Las NFT se acuñan en la cadena de bloques de Ethereum, la segunda más popular después de Bitcoin, y requieren un nivel de energía impropio de un producto digital. Un análisis reveló que la huella energética de la transacción media en esta red es de unos 35 kWh. Esto es más o menos lo mismo que alimentar un frigorífico durante un mes.

Y la cosa no acaba ahí: Las transacciones de NFT también implican la acuñación, la puja, la venta y la transferencia de un token digital. Todas estas acciones son costosas y suman una media de 369 kWh, más de 10 veces más energía. Un investigador calculó que la venta de dos obras de arte consumía más de 175 MWh. Esto generó emisiones de gases de efecto invernadero equivalentes a 21 años de uso de electricidad en un hogar estadounidense. 

Cómo se traduce exactamente ese uso de energía en emisiones de carbono es un tema muy discutido. Algunas estimaciones sugieren que hasta el 70% de las operaciones mineras pueden ser alimentadas por fuentes limpias. Pero esta cifra fluctúa estacionalmente, y en una red energética mundial que funciona principalmente con combustibles fósiles, los críticos dicen que el uso de la energía es el uso de la energía. Las zonas mineras con energía hidroeléctrica barata han prohibido nuevas operaciones por temor a que incluso la minería «limpia» empuje a sus vecinos a utilizar fuentes de energía más sucias.

Hay formas de encadenar bloques utilizando actores de confianza en lugar de trabajo de fuerza bruta, lo que reduciría significativamente las emisiones. Si la criptocomunidad consigue unirse e invertir sólo en proyectos de prueba de apuestas, cambiaría la conversación. Pero, como la mayoría de los avances, está perpetuamente a unos pocos años de distancia, mientras que la creciente tendencia a la NFT está exigiendo crecientes costes climáticos en este momento. Los desarrolladores de Ethereum han planeado un cambio hacia una forma de seguridad menos intensiva en carbono, llamada proof-of-stake, a través de un proyecto llamado Ethereum 2.0. Pero se está trabajando en ello desde hace años, y no hay un plazo claro para el cambio. En el sector financiero, que consume mucha energía y recursos, puede ser un éxito trasladar los grandes volúmenes de transacciones a un modelo de prueba de participación.

Es necesario actuar con rapidez. Un paso inmediato es que los intercambios de NFT en línea ofrezcan transparencia en las emisiones totales de carbono asociadas a cada venta. Esto dependería del cumplimiento voluntario, por supuesto. Pero el público podría presionar a las marcas que crean NFT y a los mercados que los venden para que sean francos con las emisiones creadas por cada uno. Esto no haría que los NFT fueran menos perjudiciales para el medio ambiente en sí mismos. Pero al menos permitiría a la gente juzgar el valor del arte digital conociendo el verdadero coste.

Por qué es importante para los pensadores y creadores de productos

En última instancia, la preocupación por el impacto medioambiental de las NFT es similar a la visión holística que se requiere para diseñar y crear grandes aplicaciones. Esto incluye el impacto de la aplicación en los dispositivos, sistemas y servicios que consume, así como el efecto que tendrá en las emociones del usuario.

He aquí algunas consideraciones más amplias sobre la UX y la construcción que los pensadores y creadores de productos deberían hacer cada día:

UX:

  • ¿Cómo podemos educar a nuestros usuarios sobre las formas de maximizar el valor de la aplicación a través del diseño integrado?
  • ¿Son las características de la aplicación intuitivas para nuestros usuarios objetivo? ¿Hemos realizado pruebas de usuario con los usuarios objetivo sobre esta función nueva o rediseñada antes del lanzamiento?
  • ¿Hay formas más eficientes de llegar al mismo resultado, para no perder la atención del usuario?
  • ¿De qué manera podemos fomentar la retención de los usuarios y la retroalimentación sin causar agravios?
  • ¿Cómo podemos ofrecer una gran experiencia de usuario al tiempo que garantizamos un compromiso sostenido por parte del usuario?
  • ¿Cuáles son las formas éticas, informativas y contextuales de obtener los permisos de los usuarios?

Construir:

  • ¿Existen formas más eficientes de realizar llamadas a la API para reducir los costes y el tiempo de procesamiento?
  • ¿Es la arquitectura de la aplicación escalable? ¿Se ajusta a los procesos empresariales existentes? ¿De qué manera podemos prepararnos para el futuro para alinearnos con la estrategia de producto a largo plazo?
  • ¿Qué consideraciones sobre el mantenimiento y las bibliotecas dependientes deben hacerse antes de crear esta función?
  • ¿Tenemos en cuenta la experiencia de la aplicación y el consumo de ancho de banda en diferentes conexiones (por ejemplo, Wi-Fi, 5G, LTE, 3G, etc.)?
  • ¿Debería realizarse el procesamiento en servidores backend para aliviar la carga de trabajo -y el consumo de batería- del dispositivo del usuario?
  • ¿Qué tipo de datos se recogerán y almacenarán? ¿Qué consideraciones hay que hacer para asegurar esos datos mientras están en tránsito o en reposo?

Nos esforzamos cada día por ofrecer las mejores experiencias de usuario que cumplan las metas y objetivos empresariales de nuestro cliente. Pero también es importante tener en cuenta el impacto más amplio del diseño y la implementación de esas funciones. En Juice Studio, utilizamos constantemente la tecnología más avanzada para crear increíbles aplicaciones móviles y experiencias web. Lo que nos diferencia es nuestra capacidad para combinar las tecnologías de vanguardia con los métodos probados de las grandes prácticas de diseño y desarrollo. Esto nos permite, a nosotros y a nuestros clientes, ser ágiles con eficacia garantizada en todo lo que hacemos.

Artículos destacados

Artículo

From offline to online.

Comparte tus ideas con nosotros